Fertilización: Límite de edad para cobertura de tratamientos

Fertilización: Ponen límite a la edad para la cobertura de los tratamientos

Será hasta los 44 años para las mujeres que usen óvulos propios y hasta los 51 cuando se trate de donación o criopreservación; los medicamentos estarán cubiertos al 100 por ciento  Fuente: Archivo

Con dos nuevas resoluciones, ayer se puso límite de edad a la cobertura de los tratamientos de fertilización asistida y los prestadores deberán hacerse cargo del 100% del costo de los medicamentos necesarios. Con esto, se daría cada vez más forma en la práctica al alcance de la ley nacional de hace cinco años.

El Ministerio de Salud de la Nación resolvió que “todos los tratamientos de reproducción médicamente asistida con óvulos propios se harán a mujeres de hasta 44 años al momento de acceder al tratamiento, salvo prescripción médica en contrario”.

En el caso de que el procedimiento incluya el uso de óvulos donados, ese límite se extiende hasta los 51 años. Pero las mujeres que hayan criopreservado óvulos antes de los 44 “podrán hacer cualquier tratamiento” con esos gametos también hasta los 51 años, según se infiere del texto publicado ayer en el Boletín Oficial.

“Si una paciente de 55 años desea hacer un tratamiento y un centro lo acepta, ella podrá hacerlo libremente, pero tendrá que pagarlo. Ninguna obra social, prepaga ni el sistema público cubrirá los tratamientos más allá de los 44 o 51 años, según sea el caso. Teníamos que poner un límite”, dijo Nicolás Neuspiller, titular del Programa Nacional de Reproducción Médicamente Asistida y director médico del centro Fecunditas.

En el país, la tasa de embarazo después de los 44 años es del 5,6%, según indican los datos del Registro Argentino de Reproducción Asistida de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (Samer) citados en los considerandos.

Además, “entre los 34 y los 42 años de la mujer, la posibilidad de lograr un embarazo mediante un tratamiento decrece aproximadamente un 10% cada dos años”, se define de acuerdo con una comparación de las estadísticas de la Sociedad para la Tecnología en Reproducción Asistida de EE.UU.

La ley nacional de 2013 estableció el acceso integral y gratuito para los mayores de edad a todos los tratamientos, cualquiera fuera la cobertura. Todas esas prestaciones, incluidos los medicamentos, pasaron a ser de cobertura obligatoria para el sector público, las obras sociales y las prepagas. El Ministerio de Salud debía asignar el presupuesto para “la cobertura integral e interdisciplinaria” del diagnóstico, los fármacos, las terapias complementarias, como la asistencia psicológica, y las técnicas que la Organización Mundial de la Salud fuera definiendo de utilidad.

Reclamos

En la práctica, la inclusión de estas prestaciones en el Programa Médico Obligatorio (PMO) y los obstáculos con los prestadores para acceder a la cobertura de los servicios empujaban reclamos y amparos. “El 80% de las quejas eran porque la medicación tenía una cobertura del 40% por el PMO, mientras que la ley hablaba de acceso integral al tratamiento”, indicó Neuspiller.

De ahí que la segunda resolución que se publicó ayer establece que “todo medicamento aplicado a cualquier tratamiento de reproducción médicamente asistida, previsto por la ley 26.862, deberá brindarse con cobertura al 100%” por todos los prestadores de servicios de salud.

Hoy, habrá una reunión en la Superintendencia de Servicios de Salud para revisar los alcances de ambas resoluciones. Y en 60 días, en el Hospital de Clínicas, que depende de la UBA, comenzaría a funcionar el Instituto Nacional de Reproducción Asistida para la formación médica y el tratamiento de los casos más complejos, según pudo conocer LA NACION.

Especialistas consultados ayer coincidieron en que a la ley nacional de 2013 le faltaba fijar sus alcances. “Pocos países presentan criterios tan amplios. Desde su promulgación, miles de pacientes pudieron acceder a un tratamiento de fertilización. En todo el país, muchas lograron tener un hijo y formar un familia gracias a la cobertura de la norma, sin límites de edad”, sostuvo Ramiro Quintana, director del departamento de oncofertilidad de Procrear y expresidente de la Samer.

Pero, ahora, al fijar una edad, “el objetivo es que los pacientes no se sometan a tratamientos médicos y quirúrgicos con pocas posibilidades de lograr un embarazo y tener un hijo -aclaró Quintana-. Los óvulos pierden su calidad con la edad y esto trae aparejados una disminución en la tasa de embarazo, un aumento de la tasa de pérdida de embarazo y, luego de los 40, un aumento en la tasa de probabilidades de enfermedades genéticas año tras año”. Luego de los 44, según agregó, “un embarazo que culmine en un hijo sano es prácticamente excepcional”.

Sobre la donación de óvulos hasta los 51, dijo que “se trata de prevenir complicaciones maternas”, como la hipertensión, la diabetes y las complicaciones en el parto. “La información de los médicos debe ser seria y clara y estar avalada por datos científicos -indicó-. Los especialistas en fertilidad debemos ser conscientes de nuestro accionar, tratando primero de no dañar física, psicológica o emocionalmente a nuestros pacientes. Hay muchas formas de familia”.

Con las estadísticas que cita la resolución para limitar la edad de cobertura, los argumentos para la decisión están, según opinó Mirta Albamonte, especialista en medicina reproductiva e investigadora de la Universidad Maimónides. “Esto deja abierta la puerta para reglamentar la ovodonación, que está en una zona gris para la cobertura”, agregó.

La evolución de una norma que rige desde 2013

Ley 26.862

La norma busca el acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistencias de reproducción médicamente asistida

05/06/2013

En esa fecha se sancionó la ley, que fue impulsada por varias ONG. En el artículo 7 se consignó que los beneficiarios de la norma son “todas las personas mayores de edad que… hayan explicitado su consentimiento informado”. Y aclara que ese consentimiento es revocable hasta antes de producirse la implantación del embrión en la mujer. En el artículo 8 se establece que el sector público de la salud, las obras sociales y la medicina prepaga deberán prestar esta cobertura

02/01/2017

El Ministerio de Salud de la Nación dicta la resolución 1-E/2017, que establece la primera limitación al alcance de la ley: cada persona podrá beneficiarse con un máximo de cuatro tratamientos de baja complejidad (como, por ejemplo, estimulación ovárica e inseminación uterina) y tres de alta (como la fertilización in vitro o la inseminación asistida)

01/06/2018

Con la resolución 1044/2018, el Ministerio de Salud de la Nación limita la edad para la cobertura de los tratamientos. Dispone que toda mujer hasta los 44 años podrá acceder a la cobertura de tratamientos con óvulos propios. Hasta los 51 con óvulos donados. Y hasta los 51 cuando haya criopreservado sus óvulos antes de los 44 años

Los números que justifican limitar la edad

5,6 % Tasa de embarazo

Corresponde a las mujeres que acudieron a técnicas de reproducción humana asistida (TRHA) después de los 44 años.

2,8% Tasa de nacidos por THRA

Corresponde a los bebés de madres de más de 44 años que se sometieron a alguna de las técnicas de reproducción

7,9 veces más riesgo de muerte

Es lo que tienen las mujeres de 44 a 51 años en comparación con las de 20 a 29 años.

Por: Fabiola Czubaj

 

0 replies

Deja una respuesta

¿Querés unirte a la discusión?
¡Sentite libre de contribuir!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *